lunes, 7 de marzo de 2016

A Proposito de la Meditacion


En los últimos años, la meditación se ha convertido en una práctica común en el mundo occidental, aunque en Oriente lleva siglos practicándose como parte integrante de su propia cultura. Sin embargo, hay que señalar que en los países occidentales, se utiliza más como un medio de relajación que como una técnica espiritual o una filosofía de vida. Así, para muchas personas meditar tan sólo significa relajarse física y mentalmente, y aunque esto es verdaderamente útil y puede ayudar per se a mejorar muchos aspectos de nuestra vida, constituye tan sólo uno de los aspectos de este arte místico. En este sentido, la meditación se utiliza como una vía de liberación del estrés cotidiano, más que como una herramienta de trabajo interior, que responde a una aspiración espiritual. Desde un punto de vista Rosacruz, la meditación no se limita a la práctica de la relajación o a vaciar nuestra mente dejando de lado cualquier preocupación relacionada con la vida cotidiana. Aun reconociendo la enorme utilidad de su utilización en este sentido, la meditación, en el aspecto místico del término, implica la comunión consciente con el Alma Universal, con el fin de recibir el influjo de sabiduría que le es propia. Por lo tanto, es fundamentalmente una práctica espiritual que trasciende el uso que de ella hacen muchas personas hoy en día. La meditación forma parte fundamental de las prácticas a las que los rosacruces se han entregado desde siempre. Aunque en el marco de este pequeño artículo no podemos extendernos en su técnica concreta, pues es algo que además incumbe exclusivamente a los rosacruces, me limitaré a decir que se basa en el uso combinado de la relajación, la visualización y la contemplación, utilizando además un tipo particular de respiración. Cuando se aplica con regularidad y en conciencia, permite no sólo relajarse física y mentalmente, sino también y sobre todo, elevarnos espiritualmente, algo que siempre se traduce en un profundo sentido de purificación, de regeneración y de inspiración. Sin embargo, la meditación no sólo se utiliza para elevar nuestra conciencia hacia un estado espiritual que nos permita escapar momentáneamente de las contingencias materiales. También se puede utilizar, y de hecho se hace, para obtener solución a los numerosos problemas que se nos presentan en la vida cotidiana. Efectivamente, esto se debe a que su práctica regular nos da acceso a niveles de conciencia que trascienden las limitaciones de nuestro análisis lógico y de nuestras facultades de razonamiento. Utilizando la técnica de meditación apropiada, es posible recibir la inspiración necesaria para resolver problemas de todo tipo. Vista desde este ángulo, la meditación posee un carácter eminentemente práctico y puede ser una valiosa aliada en nuestra vida cotidiana. Así pues, desde estas líneas os animo a todos a que profundicéis en su práctica y a que hagáis de ella el eje sobre el cual vuestra vida pueda adquirir una mayor profundidad espiritual, al tiempo que pueda ser una herramienta útil para que nuestra existencia se adapte lo más posible a nuestras expectativas



domingo, 6 de marzo de 2016

LA MEDITACION ACTIVA


Resultado de imagen de viñetas sobre que es la  meditacionEn esta ocasión deseamos hablar sobre un tema que de por si debe ser del más profundo interés para todo estudiante rosacruz: la meditación. Desde nuestro primer día en el sendero, cuando recibimos nuestro primer envío de monografías, entramos en contacto con el término “meditación”, y se nos recomienda que hagamos de ella una práctica diaria.

Aun así la meditación es algo poco entendido y, nos atrvemos a decir, poco practicado por la mayoría de nosotros, hasta el punto que cuando oímos el termino “meditación activa” lo relacionamos con practicas orientales como el yoga hindú y el chi-kung chino, donde el practicante adopta complicadas posturas o ejecuta complicados movimientos mientras medita.

Todo lo anterior nos parece incompatible con nuestra idea de meditación, la cual la mayoría de nosotros consideramos como pasiva y no activa.

Sin embargo la realidad es que la meditación rosacruz es una forma de “meditación activa”, de hecho tan activa como lo puede ser la meditación en el yoga, la meditación en el tai-chi o cualquier otro tipo de meditación. Por tanto, exploremos juntos lo que es la meditación rosacruz y descubramos la sorprendente actividad encerrada en este bello proceso.

Empecemos por definir la meditación, que si buscamos en un diccionario, nos vamos a encontrar con descripciones similares a estas:

“Es la práctica de un estado de atención concentrada, sobre un objeto externo, pensamiento, la propia consciencia, o el propio estado de concentración.”

Enciclopedia Wikipedia
“Abrazar un estado de contemplación, especialmente de naturaleza espiritual o devoto”.

Enciclopedia Encarta

Estas definiciones son inexactas y bastante alejadas de lo que es la meditación rosacruz. No estoy diciendo que estén equivocadas sino que no se corresponden con lo que los rosacruces llamamos meditación, tal como ocurre con el término espíritu, que tiene un significado común totalmente distinto al que le damos los rosacruces. Para definir la meditación en términos rosacruces, repasemos ahora algunas de las ideas que Ralph M. Lewis, anterior Imperator de la Orden Rosacruz AMORC, expresó acerca de la meditación:

  • La meditación es comúnmente confundida con la concentración y la contemplación.
  • La meditación es la unión de la conciencia humana con los más altos niveles de la Consciencia Cósmica.
  • Uno no puede pasar del estado objetivo a la unidad con el Cósmico de un salto. Se debe progresar hacia ella como lo hace un nadador que avanza de la costa hacia las aguas profundas del océano.
  • La meditación es entonces un cambio en el campo de percepción, es el mirar o percibir mas allá de nuestro mundo cotidiano y finito y esto requiere una transición de la consciencia.
  • La meditación es una forma de alterar la consciencia, es la progresión de un nivel de consciencia a otro.


A partir de estas ideas podemos discernir que la meditación no es un estado de consciencia en si, sino la técnica que nos permite explorar estados o niveles de conciencia que sobrepasan aquellos a los que nos enfrentamos cotidianamente como la vigilia y el sueño, teniendo como punto culminante llegar a experimentar la Consciencia Cósmica.

En esta serie de ideas nos encontramos varias veces con el la palabra “consciencia”, y por tanto es importante que definamos este término. Dentro de los estudios rosacruces la consciencia es un atributo del Alma Universal y se extiende mas allá de toda objetividad y subjetividad, mas allá de los niveles de la existencia mortal y cotidiana; rebasa los reinos del pensamiento y la contemplación: La consciencia se extiende a través de todas las octavas del teclado cósmico.
El hombre, al ser una emanación del Alma Universal, puede y es su destino y misión, progresar por todos los niveles de la conciencia. La meditación es la técnica por excelencia que los rosacruces empleamos para tal fin.

Al ser la meditación una progresión de la consciencia hacia niveles cada vez más elevados, no existe inactividad alguna en ella y por lo tanto no es pasiva sino siempre activa. El hombre, en su actual estado humano ya esta de manera permanente en cierto nivel de conciencia, por encima de los reinos mineral, vegetal y animal, pero puede y debe buscar niveles cada vez mas elevados, y esta búsqueda no puede ser pasiva sino que constituye un trabajo activo y tenaz, el principal trabajo de todo místico y de todo rosacruz.

Al avanzar a un nivel superior de consciencia la mente objetiva y subjetiva entran en un estado pasivo para ceder a la actividad superior del ser, cada vez mas cercana a la Consciencia Cósmica.

Esta pasividad de los niveles inferiores de la consciencia es aparente ya que esta precedida por un periodo de diligente actividad, y para lograrla debemos aprender a dominar nuestro cuerpo físico y la incesante actividad de nuestra mente en los planos objetivo y subjetivo.

La primera parte la logramos a través de la práctica de la postura rosacruz, esta posición o postura la heredamos de la tradición egipcia y no denota una posición de descanso, sino por el contrario, es la postura que el faraón adoptaba un su trono y por lo tanto es de mando y representa nuestra aspiración y esfuerzos de ponernos por encima de las circunstancias materiales. Su dominio requiere de concentración y disciplina por lo que no es poco común ver al estudiante rosacruz perder por completo la postura después de unos minutos de iniciar el proceso de la meditación. Además de controlar nuestra postura es necesario dominar el arte místico de la respiración realizando respiraciones profundas para armonizar los diferentes planos de nuestro ser.
La visualización entra en acción para lograr la segunda parte, guiando a la mente hacia los umbrales de la subjetividad y dejándola lista para descansar mientras la consciencia continua su viaje mas allá de estos limites en las magnificas moradas del Sanctum Celestial.

En el estudio de las lecciones rosacruces se nos enseña que no puede haber fracaso en el ejercicio místico de la meditación y esto es cierto ya que basta con que la voluntad nos mueva a ello para que ya nuestro ser se dirija a las alturas de la conciencia. Desde este punto de vista, la técnica que empleamos es solo eso, una técnica y de ninguna manera sustituye al deseo sincero y la intención pura. Sin embargo el dominio de la técnica nos permite avanzar con paso ligero hacia las altas esferas de la Consciencia Cósmica.

Podemos concluir que la meditación es la actividad que le permite a nuestra consciencia trascender los límites que le impone nuestro estado actual de evolución en la búsqueda incesante de nuestro propósito: Alcanzar la Consciencia Cósmica, el estado Rosa-Cruz y permanecer siempre conscientes de la Luz Sagrada que nos ha sido confiada.

martes, 1 de marzo de 2016

La meditación trascendental en la escuela


La fundación David Lynch impulsa esta técnica en todo el mundo


La meditación trascendental avanza, imparable, por los colegios de todo el mundo. Cientos de miles de alumnos ya practican una técnica que, según sus defensores, aporta múltiples beneficios a los niños y adolescentes. Muchos lo hacen gracias al enigmático director de cine David Lynch, que ha creado una fundación con el objetivo de que los más desfavorecidos también puedan beneficiarse del enorme potencial educativo del mantra.


Por Rodrigo Santodomingo
www.maalladelaciencia.es


Tras siete años sin compartir escenario, Paul McCartney y Ringo Starr actuaron juntos el pasado abril de 2009 en Nueva York. Ambos olvidaron viejas rencillas y acudieron a la llamada del director David Lynch, que en los últimos tiempos compagina su cine críptico y turbador con una infatigable cruzada para conseguir que la meditación trascendental (MT) se abra paso en las escuelas.
Aquella noche, los dos ex Beatles estuvieron arropados por un variopinto elenco de artistas, desde el líder de Pearl Jam, Eddie Vedder, hasta el ascético ídolo de la electrónica mística, Moby. Todos, estrellas del firmamento musical y meditadores diarios u ocasionales. Hubo riffs de guitarra y apología de la paz interior; interpretaciones corales con aroma a catarsis espiritual, y tampoco faltaron evocaciones visuales de Maharishi Mahesh Yogi, el gurú hindú fallecido en 2008 tras media vida dedicada a promover en Occidente la sencilla técnica que hoy practican unos seis millones de personas.
El concierto benéfico recaudó tres millones de dólares (más de dos millones doscientos mil euros) para la Fundación David Lynch, organización sin ánimo de lucro que, desde 2005, financia programas de MT en colegios e institutos conflictivos de Estados Unidos y otros países, sobre todo aquellos en vías de desarrollo. Y lo más importante: otorgó enorme notoriedad a una iniciativa que aspira a aplacar los demonios de la educación actual por la vía del mantra, la respiración pausada y el silencio.









COLEGIOS MAHARISHI

Unos 150.000 alumnos ya han aprendido a meditar por cortesía de Lynch. Hay proyectos en los guetos de las grandes ciudades estadounidenses, en Bolivia, Perú, Ghana, Kenia, Vietnam... En el estado brasileño de Río de Janeiro, la fundación puso en marcha una experiencia con 7.000 estudiantes. Vistos sus resultados, las autoridades educativas pretenden ahora ampliar el programa a más de un millón de alumnos.
Aunque Lynch ha conseguido que el binomio escuela/meditación adquiera dimensiones inéditas, existen centros educativos en los que la práctica de la MT forma parte del horario lectivo desde hace décadas. Son los llamados colegios Maharishi, una suerte de red educativa global cuyos miembros mantienen estrechos vínculos de carácter informal. El más conocido se halla en la localidad de Fairfield (Iowa, EE.UU.), sede también de la Universidad Maharishi. Otros se reparten por países anglófonos (Reino Unido, Australia,. Sudáfrica), centroeuropeos (Holanda, Suiza, Dinamarca), Ecuador, Tailandia y, por supuesto, India.

También consta algún precedente en la introducción de la meditación trascendental como último recurso para invertir las perversas dinámicas de esos high schools a los que se accede tras pasar bajo el arco de un detector de metales. Eso hizo en 1994 George Rutherford, por aquel entonces director de instituto en una de las zonas más deprimidas de Washington, D.C. Con el orgullo característico del pionero, Rutherford explica en un vídeo que se encuentra colgado en la web Tm.org que "tras probar sin éxito todo tipo de soluciones dirigidas a disminuir la violencia y erradicar las drogas" en su centro, decidió dar una oportunidad a la MT, la cual "consiguió esto y mucho más".


GIRO PERCEPTIVO

Frente a los escépticos, el autor de filmes como Carretera perdida o Corazón salvaje no se cansa de repetir que -a diferencia de otras formas de meditación- la MT resulta tan eficaz como fácil de aprender para los niños de corta edad.
"Se asimila sin esfuerzo y de forma natural, casi automática", explica también Chris Busch, director de Desarrollo de la Fundación David Lynch. En cuestión de días, "los niños experimentan un brusco giro perceptivo en el que la mente se sumerge en sí misma, en un estado de conciencia expandida que nos conduce a zonas abonadas para la inteligencia y la creatividad puras".
En definitiva, una auténtica revolución holística: "En realidad -prosigue Buschhablamos de un efecto holístico. Es decir, nuestra intención no es enseñar la técnica para que mejoren las notas o el ambiente disciplinario, aunque es cierto que esto ocurre. Lo importante es que, cuando un alumno empieza a meditar; todo su cerebro se ve implicado, su fisiología está más relajada y su inteligencia más viva. El resto viene solo".
Las ventajas se revelan inmensas en los centros que padecen situaciones especialmente dramáticas. "El contraste -dice Busch- resulta enorme. Cuando solo hay oscuridad, un poco de luz marca la diferencia".





PARA TODAS LAS EDADES


Restful alermess significa en español algo así como "estado de alerta en reposo". ¿Contradicción de términos? Para Dereck Cassells, director del Maharishi School de Lancashire (Reino Unido), se trata más bien del secreto que permite que florezcan todas las bondades que aporta la MT desde una óptica puramente didáctica. "Es algo único. El individuo experimenta un profundo descanso, pero al mismo tiempo está muy alerta. Con la práctica, los chavales mantienen ese estado durante todo el día, no solo cuando meditan. Si aportas equilibrio al sistema nervioso del alumno, le estás facilitando la asimilación de conceptos matemáticos, lingüísticos o de cualquier otra disciplina".
Desde su apertura en 1986, los pupilos del Maharishi School meditan dos veces al día. Diez minutos al llegar por la mañana y otros diez por la tarde. Sin atrezzos atmosféricos ni posturas enrevesadas: en clase, sentados en sus sillas, con los ojos cerrados. Si albergan dudas, se plantean durante la reunión mensual que todos mantienen con un profesor de MT homologado.
Para los menores de 10 años, se ha ideado un formato especialmente adaptado a su nivel de maduración llamado "palabra de la sabiduría" (word of wisdom, en inglés). Inspirado en los fundamentos de la MT, permite sin embargo que los niños mantengan los ojos abiertos y caminen mientras meditan.
Así fueron los primeros pasos introspectivos de la hija de Jesús Martínez, que apenas superaba los cuatro años cuando su padre, un empresario valenciano, comenzó a trabajar corno director financiero en el Maharishi School. Llegó casi por casualidad, para aprender inglés ante todo, y se quedó ocho años. "Me fui enamorando de cómo se trabajaba allí. Hablamos de un centro muy especial", asegura.
Martínez, que regresó a España hace casi 10 años, recuerda con poco disimulada nostalgia el ambiente del pequeño centro (85 alumnos) situado en plena campiña inglesa: "Nada de algarabías ni follones, eso no existía. No porque hubiera una disciplina férrea; de hecho, era bastante laxa. Espontáneamente, los nidos respondían de una forma distinta. Era como si todos nadásemos a favor de la corriente. Todo era simple, todo fluía. La gente se ayudaba, tú ayudabas a los demás...".


EXPANDIR LA MENTE
El Maharishi School simboliza los cambios sociales que han permitido que un número-creciente de padres deje de ver en la meditación trascendental otra extravagancia típica de la new age, y se muestren abiertos a darle una oportunidad a esta técnica como aséptica herramienta de apoyo formativo. "La gente entiende mucho mejor ahora sus profundos beneficios que hace 25 años", señala Cassells. Una evolución que se refleja en el origen del alumnado: "Al principio, casi todos los padres eran meditadores, pero en los últimos años la mayoría de los alumnos proviene de familias que no saben nada sobre la MT hasta que llegan aquí a informarse. Tenemos familias cristianas, musulmanas, judías, ateas... Esto demuestra que nuestra escuela ofrece lo que las familias demandan y no pueden encontrar en otros sitios".
Más allá de la práctica diaria de la meditación, los promotores de la MT en las aulas afirman ofrecer una "educación basada en la conciencia" que cubre todos los aspectos de la vida escolar. Se trata de un enfoque en las antípodas de ese tipo de enseñanza -tan habitual en nuestros días- que concibe el paso por clase como una mera antesala de la vida laboral.
"La idea de que la educación aspire simplemente a llenar el contenedor de la mente con hechos e información adolece de un exceso de pragmatismo'", sostiene Busch. "Nosotros pensamos que hay que expandir ese contenedor a través de la conciencia, de manera que el conocimiento cobre toda su relevancia y el alumno se sienta más conectado con lo aprendido".


RESISTENCIA ESPAÑOLA
El director de la Asociación Educación Basada en la Conciencia (AEBC) en España, Alejandro Sanz, ha organizado numerosas charlas informativas y ha visitado más de 100 colegios públicos, privados y concertados, en Madrid y otras ciudades, ofertando programas de meditación trascendental. Incluso ha logrado que varios profesores y algún directivo aprendan la técnica y promuevan la implantación del programa en sus centros.
Por el momento, Sanz se ha dado de bruces con la rigidez del sistema educativo español y la poca autonomía que concede a los centros financiados con dinero público, los cuales escolarizan al 93% del alumnado. "He visto verdadero pavor a salirse de la norma", explica. "En ocasiones hemos estado muy cerca de conseguir que algún centro se suba al carro, pero las autoridades educativas siempre han denegado el permiso correspondiente".
El director de la AEBC también apunta razones más profundas que explican la resistencia de nuestra enseñanza a la hora de emprender nuevas iniciativas. "Aquí hay un cuerpo de creencias sociales al que la gente se agarra para esconder que, en realidad, pocos se atreven a ser uno mismo".
Aún así, Sanz se muestra optimista y opina que "la situación es cada vez más proclive" a que, por fin, un colegio español abra sus puertas a una técnica que, en el peor de los casos, solo puede resultar inocua.

lunes, 29 de febrero de 2016

A PROPOSITO DE LA ECOLOGIA



Desde hace algún tiempo, la ecología está en el centro de muchos debates y ocupa un lugar relativamente importante en nuestra vida diaria.


blogNo podemos sino alegrarnos por ello, porque demuestra la toma de conciencia generalizada que finalmente estamos realizando a nivel global en los últimos años. Para la mayoría de la gente, cada vez es más evidente que si no se hace nada por detener los estragos que el hombre comete contra el medio ambiente (contaminación de todo tipo, deforestación excesiva, daño a los ecosistemas, etc.), nuestro planeta será inhabitable en pocas generaciones. Por no hablar de la energía nuclear, cuya peligrosidad es un hecho constatado.

Si bien existe un amplio consenso sobre el preocupante estado de la Tierra y las amenazas que esto conlleva para la humanidad, existen todavía algunos desacuerdos en otros campos, especialmente sobre temas como el calentamiento global. La gran mayoría de los científicos afirman que este calentamiento se debe en gran parte a la actividad humana, incluyendo la cuestión de las emisiones de gases de efecto invernadero. Por el contrario otros piensan que sólo se ha acelerado un proceso que es básicamente natural. Incluso hay algunos que postulan que los hombres no tienen ninguna responsabilidad en el calentamiento global, o incluso que el clima no se ha alterado en absoluto.

Personalmente, tengo la sensación de que la temperatura global del planeta sí ha aumentado en las últimas décadas, manifestándose especialmente en un desajuste de las estaciones del año. Sin embargo, no tengo ninguna autoridad para decir si esto se debe a la actividad humana, o si simplemente es la aceleración de una evolución climática natural. Sin embargo, ante la duda creo que debemos situarnos en el peor de los casos y acabar con todo lo que pueda poner en peligro la Tierra y la humanidad, y no hay duda de que la contaminación excesiva del aire es uno de esos factores.

Si asumimos la opinión de la gran mayoría de los científicos, para los que el calentamiento global es una certeza, sugerir que los hombres no tienen responsabilidad en este calentamiento y en las consecuencias resultantes de ello (aumento del nivel del mar, aumento del número de desastres naturales, la extinción de numerosas especies animales y vegetales, etc.) no hace sino agravar la situación. Por otro lado, nuestro comportamiento es decisivo respecto al futuro de nuestro planeta y sus habitantes, tanto a nivel individual como colectivo. En este sentido, muchos rosacruces se esfuerzan por tener una actitud lo más ecológica posible.

Como decía al principio, no se puede negar que ahora hay una conciencia generalizada sobre la necesidad de optar por un comportamiento más respetuoso con el medio ambiente, pero lamentablemente vemos que las medidas concretas que se toman a nivel de los gobiernos no son suficientes, ya que en muchos casos están más preocupados por otras cuestiones de tipo económico o empresarial. Desde mi punto de vista, se trata de una visión a la vez errónea y que sólo tiene en cuenta el corto plazo, ya que la degradación del medio ambiente, además de su impacto negativo sobre la vida y la salud de los seres humanos, va a costar una gran suma de dinero a los Estados, y nunca llegaremos a reparar los daños que nuestra forma de vida está causando a la naturaleza. Por tanto, es urgente que por un lado se tomen medidas globales más contundentes y por otro sigamos profundizando en esta toma de conciencia individual y en nuestro compromiso personal por cuidar y mejorar el medio ambiente en el que vivimos.


domingo, 28 de febrero de 2016

La Tierra y la humanidad son una



Es de sobra sabido que nuestro pla­neta está en peligro; se ve afectado por diversos tipos de contaminación, sus ecosistemas están amenazados, nu­merosas especies vegetales y animales han desaparecido o están en vías de desaparición, hay un calentamiento del clima que suscita el temor a una creci­da de los mares y de los océanos, etc. Hay que admitir que los hombres tie­nen gran parte de responsabilidad en esta situación. Si no se hace nada a corto plazo a nivel mundial, los males que sufre la Tierra crecerán en frecuencia y en intensidad poniendo en peligro a la propia humanidad. De los cuatro reinos de la naturaleza el nuestro es el más frá­gil y vulnerable porque su supervivencia depende de los otros tres. Atentando contra ellos el hombre se condena a su­frir e incluso, en el peor de los casos, a desaparecer total o parcialmente.

La Tierra no es solamente el marco de nuestra vida. También es nuestro espacio de evolución espiritual, puesto que es el lugar destinado a la humanidad para que tome gradualmente conscien­cia de su origen divino y se desarrolle en el plano interior. La Tierra es el tem­plo común a todas las almas encarnadas en nuestro planeta. Bajo este aspecto, la Tierra y la humanidad están inscritas en un Plan divino que trasciende el mundo material y las vicisitudes de la vida. Si todos los seres humanos tuvieran cons­ciencia de ello, no solamente serían más respetuosos con su entorno, sino que mantendrían relaciones más fraternales entre ellos. Se sentirían igualmente más inclinados a realizar una búsqueda espi­ritual y a interrogarse sobre el sentido profundo de la existencia. Al hacerlo, el ternario Dios-Naturaleza hombre ad­quiriría todo su sentido y valor.


Desde el punto de vista rosacruz la naturaleza es el más bello de los templos. En efecto, todos los templos construidos por los hombres lo fueron con la finalidad de venerar a los dioses o al Dios en quien creían y al que veneraban en un momento dado de su evolu­ción. En cuanto a nuestro planeta, es la expresión misma de las leyes divinas, es decir, de las leyes naturales, universales y espirituales. Todos debemos reconocer que estas leyes actúan con inteligencia y sabiduría a través de todos los reinos. De hecho, cualquier individuo suficien­temente sensible e inteligente admite de buen grado que, tanto en el sentido estético como filosófico del término, la naturaleza es lo más bello que exis­te. En ella se manifiestan todas las artes que podamos concebir hasta el punto de despertar en la consciencia humana las emociones más nobles. Esto explica por qué, incluso los ateos, tienden a "divinizarla".

En estos comienzos del siglo XXI y del tercer milenio, cuando el futuro de nuestro planeta está grave­mente amenazado y con él la super­vivencia de la humanidad, creemos que sería útil hacer una llamada a la ecología espiritual a través de esta exhortación:
Recordemos que la Tierra que hoy habitamos existe desde hace más de cuatro mil millones de años, que el hombre como tal apareció hace aproxi­madamente tres millones de años y que apenas ha tardado un siglo en ponerla en peligro.
Recordemos que las dos terceras .partes de nuestro planeta están cubiertas de mares y de océanos, que nuestro propio cuerpo está compuesto de un 75% de agua y que no podemos sobrevivir sin ella.

Recordemos que los bosques son los pulmones de la Tierra, que producen el oxígeno que respiramos y que sin ellos no habría atmósfera y, por lo tanto, vida.
Recordemos que los animales vivían en nuestro planeta millones de años antes de la aparición del hombre, que la supervivencia de la humanidad depende de ellos y que son seres inteligentes y sensibles.
Recordemos que todos los reinos de a naturaleza son interdependien­tes, que no existe vacío ni frontera entre ellos, y que todos, a su nivel y bajo formas diferentes, están dotados de cons­ciencia.
Recordemos que la Tierra está rodeada de un aura electromagnética que es resultado de las energías natura‑ les que le son propias, y que esta aura, combinada con la atmósfera, participa de la vida.

Recordemos que la existencia de nuestro planeta no ha sido fruto del azar o de una combinación de cir­cunstancias, sino que forma parte de un Plan concebido y puesto en obra por esa Inteligencia universal a la que llama­mos "Dios".

Recordamos que la Tierra no es únicamente un planeta que permite vivir a los seres humanos, sino que es igualmente el entorno en el que sus almas pueden encarnarse para alcanzar su evolución espiritual.
Racordemos que nuestro planeta es una obra maestra de la Creación que, aunque no sea la única en el uni­verso, no deja de ser una rareza y que el poder habitarlo constituye un gran privilegio para la humanidad.

Recordemos que la Tierra no nos pertenece, que ha sido puesta a nuestra disposición mientras vivimos y que es el más preciado patrimonio que podamos transmitir a las generaciones frituras.
Recordemos que en lo que a nuestro planeta se refiere no tenemos nin­gún derecho, sino únicamente deberes: respetarlo, preservarlo, protegerlo... En una palabra: amarlo.
Recordemos todo esto, recordémoselo a nuestros hijos y hagamos nuestra la siguiente sentencia:
"Terra humanitasque una sunt"
(La Tierra y la humanidad son una)

lunes, 15 de febrero de 2016

A PROPOSITO DE LA CIENCIA


En general se considera que la ciencia, tal como la conocemos hoy en día, apareció en el siglo XVII en Europa.

 
 
CienciaDesde entonces, no ha dejado de crecer y diversificarse en todo el mundo. Hoy en día se divide en muchas ramas, algunas aparentemente sin relación entre ellas, mientras que otras están estrechamente vinculadas: la física, la química, la astrofísica, la biología, la geología, la zoología, la botánica, etc. así como otras muchas áreas que se dedican a la comprensión de los fenómenos que los científicos estudian, bien sea en un laboratorio o en contacto directo con la naturaleza, a veces en condiciones muy difíciles.
Obviamente, la ciencia en general ha permitido a la humanidad desarrollarse significativamente, mejorar las condiciones de vida de un gran número de personas y comprender muchos misterios que en cierto momento de la historia desafiaban el entendimiento humano. Pero como todo en la vida, la ciencia también tiene su cara y su cruz, ya que está sirviendo de soporte a un desarrollo tecnológico que hace que el hombre esté cada vez más alejado de la naturaleza y adopte progresivamente una visión más materialista de la vida. Siguiendo el hilo de esta reflexión, podríamos decir que el desarrollo científico ha permitido la creación de armas cada vez más potentes, hasta el punto de que ahora somos capaces de destruir el planeta. También es gracias a la ciencia que el hombre tiene los medios mecánicos, técnicos, químicos, etc., para sobreexplotar los recursos naturales de nuestro planeta, y paralelamente contaminar la Tierra a todos los niveles. De hecho, la propia comunidad científica está de acuerdo en que el equilibrio de la Tierra está en serio peligro.
Sin embargo, bajo mi punto de vista sería injusto decir que la ciencia en sí misma ha sido la causante de todos estos desastres, pues no es la ciencia sino el ser humano el que contamina o el que crea armas para hacer la guerra. Por otro lado, si la ciencia ha llegado a ser tanto perjudicial como beneficiosa para los hombres, es porque está creciendo mucho más rápido que la conciencia humana, incluso entre los propios científicos. Como prueba de ello, basta pensar en aquellos que han trabajado y siguen trabajando en el desarrollo de armas de “destrucción masiva”, de minas “anti-personas” o de pesticidas cada vez más peligrosos y contaminantes. En un campo más técnico, todo el mundo sabe que Internet se utiliza para apoyar ciertos ideales, actividades, conductas, proyectos, etc., que están lejos de expresar lo mejor de la naturaleza humana. En este sentido, la red de redes refleja lo mejor y lo peor de la sociedad.
Otra debilidad de la ciencia es su tendencia a creer que puede y debe ser capaz de explicar todo racionalmente. En virtud de este principio, si no de este dogma, todo depende de la razón y la observación. Sin embargo, hay verdades que están dentro del ámbito de la intuición y la imaginación. En este sentido, cabe señalar que los científicos de la antigua Grecia (como Pitágoras, Tales, Demócrito, Heráclito, Empédocles, etc.) recurrían tanto a la razón como a la intuición en su estudio de los misterios del universo. Esto explica el hecho de que la mayoría de ellos eran espiritualistas y admitían como una evidencia la existencia del alma y de Dios, en el significado más místico de estos dos términos.
Para que el papel desempeñado por la ciencia llegue a ser exclusivamente positivo y contribuya plenamente al bienestar de la humanidad, tiene que volver a conectar con el espíritu que animaba a los filósofos griegos, es decir, reconstruir el vínculo entre la razón y la intuición, entre la observación y la imaginación, entre lo racional y lo espiritual. Algunos científicos prominentes han comenzado a hacerlo rompiendo el tabú que al parecer oponía sistemáticamente la ciencia a la espiritualidad, siendo las dos complementarias en sí mismas, ya que constituyen los dos pilares sobre los que debe apoyarse el conocimiento para contribuir a la elevación de las conciencias.

Las ondas gravitacionales


 


En física una onda gravitatoria es una ondulación del espacio-tiempo producida por un cuerpo masivo acelerado. La existencia de ese tipo de onda, que consiste en la propagación de una perturbación gravitatoria en el espacio-tiempo y que se transmite a la velocidad de la luz, fue predicha por Einstein en su teoría de la relatividad general
La primera observación directa de las ondas gravitatorias se logró el 14 de septiembre de 2015; los autores de la detección fueron los científicos del experimento LIGO[nota 1] que, tras un análisis minucioso de los resultados, anunciaron el descubrimiento al público el 11 de febrero de 2016, cien años después de que Einstein predijera la existencia de las ondas.[4] La detección de ondas gravitatorias constituye una nueva e importante validación de la teoría de la relatividad general.
Antes de su descubrimiento solo se conocían evidencias indirectas de ellas, como el decaimiento del período orbital observado en un púlsar binario.[5] En marzo de 2014, el experimento BICEP2 anunció la detección de modos-B en la polarización del fondo cósmico de microondas, lo que sugería una prueba indirecta de ondas gravitatorias primordiales.[6] Los estudios combinados con el telescopio PLANCK revelaron que los resultados de BICEPS2 podían ser explicados por la interferencia del polvo cósmico por lo que fueron dejados de lado a falta de más evidencias.[7]
Las ondas gravitatorias constituyen fluctuaciones generadas en la curvatura del espacio-tiempo que se propagan como ondas a la velocidad de la luz. La radiación gravitatoria se genera cuando dichas ondas son emitidas por ciertos objetos o por sistemas de objetos que gravitan entre sí.





Albert Einstein (en alemán [ˈalbɛɐ̯t ˈaɪnʃtaɪn]; Ulm, Imperio alemán, 14 de marzo de 1879-Princeton, Estados Unidos, 18 de abril de 1955) fue un físico alemán de origen judío, nacionalizado después suizo y estadounidense. Es considerado como el científico más conocido y popular del siglo XX.[1] [2]

En 1905, cuando era un joven físico desconocido, empleado en la Oficina de Patentes de Berna, publicó su teoría de la relatividad especial. En ella incorporó, en un marco teórico simple fundamentado en postulados físicos sencillos, conceptos y fenómenos estudiados antes por Henri Poincaré y por Hendrik Lorentz. Como una consecuencia lógica de esta teoría, dedujo la ecuación de la física más conocida a nivel popular: la equivalencia masa-energía, E=mc². Ese año publicó otros trabajos que sentarían bases para la física estadística y la mecánica cuántica.

En 1915 presentó la teoría de la relatividad general, en la que reformuló por completo el concepto de gravedad.[3] Una de las consecuencias fue el surgimiento del estudio científico del origen y la evolución del Universo por la rama de la física denominada cosmología. En 1919, cuando las observaciones británicas de un eclipse solar confirmaron sus predicciones acerca de la curvatura de la luz, fue idolatrado por la prensa.[4] Einstein se convirtió en un icono popular de la ciencia mundialmente famoso, un privilegio al alcance de muy pocos científicos.[5]

Por sus explicaciones sobre el efecto fotoeléctrico y sus numerosas contribuciones a la física teórica, en 1921 obtuvo el Premio Nobel de Física y no por la Teoría de la Relatividad, pues el científico a quien se encomendó la tarea de evaluarla no la entendió, y temieron correr el riesgo de que luego se demostrase errónea.[6] [7] En esa época era aún considerada un tanto controvertida.

Ante el ascenso del nazismo, Einstein abandonó Alemania hacia diciembre de 1932 con destino a Estados Unidos, donde se dedicó a la docencia en el Institute for Advanced Study. Se nacionalizó estadounidense en 1940. Durante sus últimos años trabajó por integrar en una misma teoría la fuerza gravitatoria y la electromagnética.

Aunque es considerado por algunos como el «padre de la bomba atómica», abogó por el federalismo mundial, el internacionalismo, el pacifismo, el sionismo y el socialismo democrático, con una fuerte devoción por la libertad individual y la libertad de expresión.[8] [9] [10] [11] Fue proclamado como el «personaje del siglo XX» y el más preeminente científico por la revista Time.[12