¿CUAL ES LA DIFERENCIA ENTRE CENTRO PSIQUICOS Y CHACRAS?






¿CUAL  ES LA DIFERENCIA ENTRE CENTRO PSIQUICOS Y CHACRAS?



Al abordar esta pregunta es importante tener en cuenta que, desde el comienzo de los tiem­pos, toda la creación ha estado sostenida por dos grandes princi­pios. Estos principios se conocen por muchos nombres pero, para el propósito del presente tema, los más adecuados alegórica­mente son el "Árbol del Conoci­miento" y el "Árbol de la Vida". En el cuerpo humano estos dos principios están asociados con el cerebro y el sistema nervioso por un lado y con el corazón y el sistema circulatorio por otro.

Según la filosofía rosacruz, hay ciertos puntos en el cuerpo humano donde las altas frecuen­cias del ser psíquico descienden de nivel para que las energías cósmicas puedan ser utilizadas por el hombre en el plano físi­co. En lo concerniente al cuerpo físico estos puntos de contacto entre los mundos psíquico y físico se conocen como centros psí­quicos y están asociados con las actividades de ciertas glándulas.

Glándulas y chacras

Desde el punto de vista fi­siológico, hay dos tipos de glán­dulas: exocrinas y endocrinas. Todas las glándulas producen se­creciones que ejercen una impor­tante influencia en el funciona­miento del cuerpo. Las glándulas exocrinas liberan sus secrecio­nes directamente sobre la zona donde deben ejercer su influen­cia. Las glándulas endocrinas por otro lado, liberan sus secrecio­nes, conocidas como hormonas, al torrente sanguíneo, quien las conduce a todos los tejidos del cuerpo. No existe función alguna o actividad dentro de las células, incluida la repercusión del mis­mo ADN, que no esté directa o indirectamente bajo la influencia de las hormonas. Los centros psíquicos están asociados a las glándulas endocrinas, y son, por lo tanto, los reguladores de to­das las actividades del cuerpo.

Por otro lado, se define a los chacras como centros de fuerza por donde fluye la energía entre los cuerpos psíquicos y físicos. Teniendo en cuenta esta breve definición, daría la impresión de que hay poca o ninguna distin­ción funcional entre los centros psíquicos y los chacras. Sin em­bargo, los chacras serían como vórtices sobre la superficie del cuerpo psíquico. Vemos a todos ellos como compuestos de péta­los, con un tallo que se extiende hacia el interior de la superficie del cuerpo y que llega finalmente a entrar en contacto con ciertos ganglios nerviosos del sistema nervioso autónomo. Su aspecto global es por lo tanto el de un ramo de flores con los tallos fir­memente enraizados en el siste­ma nervioso simpático.

He aquí pues donde pode­mos encontrar la principal distin­ción entre los centros psíquicos por un lado y los chacras por otro. Los centros psíquicos ejer­cen su influencia a través de la sangre y están asociados con el Árbol de la Vida, mientras que los chacras están asociados con el sistema nervioso y por lo tan­to con el Árbol del Conocimiento. Esta distinción subraya una dife­rencia fundamental entre el en­foque Rosacruz comparado con el enfoque Oriental Hindú, acer­ca de la iluminación de la cons­ciencia humana.

LOS SISTEMAS NERVIOSO

Desde el punto de vista eso­térico, el sistema nervioso es un vehículo a través del cuál puede llegar a obtener el ser humano la maestría sobre las fuerzas de la naturaleza. El decir "obte­ner maestría" no significa que la humanidad aprenda a utili­zar las fuerzas de la naturaleza a su antojo. Lo que significa es que la humanidad debe apren­der a poner su propia voluntad en armonía con el Cósmico para que "las fuerzas de la naturaleza estén deseosas de servirle", pro­mesa que se hace a todo neófito Rosacruz. El cuerpo físico, como una manifestación de la ley y del orden del cósmico, es por tanto el gran crisol donde ha de llevar­se a cabo esta "Gran Obra", y el sistema nervioso es el vehículo a través del que cada uno de no­sotros debe aprender a que su consciencia individual entre en armonía con la Consciencia Cós­mica presente en cada una de las células del cuerpo.

El sistema nervioso se divi­de en tres segmentos funciona­les, el cerebroespinal, asociado a la fase de la consciencia objeti­va/subjetiva; el sistema nervio­so simpático, asociado a la fase subconsciente; y el sistema ner­vioso parasimpático, asociado a la fase de la consciencia cósmica. De acuerdo con este esquema, los chacras reflejan el funciona­miento de la fase subconsciente de la mente que, según la filoso­fía rosacruz, es la mente esencial del cuerpo psíquico. Esta fase subconsciente de la mente está expuesta a la sugestión y, por un razonamiento erróneo, a través de la autosugestión, podemos interferir inconscientemendete con el funcionamiento armonioso la fase subconsciente de la men­te.

Elevar la kundalini

El reto de cada estudiante en el sendero es saber relacio­narse con las actividades de la fase subconsciente de la mente para llegar a ser un verdadero vehículo de la Mente Cósmica in­herente en ella. La disciplina que conduce a esta armonización se llama misticismo. Obviamente hay diversos senderos. En el sis­tema hindú de chacras, el sende­ro hacia la iluminación conlleva la técnica conocida como "elevar la kundalini".

Se considera que la kunda­lini es una fuerza o energía que reside en el chacra raíz, en la parte inferior de la espina dorsal y representa la energía básica del cuerpo. Se la conoce como un fuego en el polo opuesto a la energía o vitalidad que penetra en el cuerpo a través del sol. Kun­dalini es por lo tanto una energía de polaridad negativa, compara­da con la polaridad positiva de Nous que entra en el cuerpo con cada respiración. Bajo el punto de vista rosacruz, la kundalini es predominantemente energía es­píritu, no siendo absolutamente negativa, pero si de forma rela­tiva. Estrictamente hablando, la kundalini tiene poco que ver con la "energía sexual" con la que la asocian algunas personas.

Se considera que la kunda­lini es dual, con una polaridad positiva masculina y una polari­dad negativa femenina. Cuando se despierta la kundalini, parece que es la polaridad negativa la que viaja a través de la cadena izquierda del sistema nervioso simpático. Esta cadena izquierda se conoce como Ida. De forma analógica, se cree que la polari­dad positiva de la kundalini via­ja a través de la cadena derecha del sistema nervioso simpático; mientras que la mezcla de am­bas polaridades viaja a través del cordón espinal.

La cadena derecha del sistema nervioso simpático se co­noce como Pingala, mientras que al canal en el cordón espinal se le llama Sushuma. Se cree que, en su elevación, las tres corrien­tes de la kundalini viajan hacia arriba desde el chacra basal para entrar en contacto y a su vez vi­vificar cada uno de los chacras a lo largo de su recorrido y even­tualmente asentarse dentro del chacra coronario. En este proce­so todo el sistema nervioso, in­cluido el cerebro, se vuelve alta­mente sensible. Como resultado, el individuo es receptivo a una mayor variedad de frecuencias vibratorias.

El método rosacruz

No obstante, debido a los peligros inherentes a este "pro­ceso de ascenso" desde un nivel de sensibilidad psíquica a otra, el neófito requiere la guía de un gurú con experiencia en este aspecto. Por lo tanto, el méto­do hindú hacia la iluminación se basa en mejorar la sensibilidad del sistema nervioso, expandien­do por lo tanto las actividades del Árbol del Conocimiento. ¿Cuál es entonces el método rosacruz?

El método rosacruz hacia la iluminación se refleja en el an­tiguo precepto "ciencia sin con­ciencia no es sino la ruina del alma". La palabra "ciencia" se refiere al conocimiento adquiri­do, mientras que conciencia es el conocimiento interno, ese co­nocimiento cósmico que reside dentro de cada uno de nosotros y se refleja en las actividades del Árbol de la Vida. Por este motivo, se conoce al sendero rosacruz como "El Camino del Corazón" y comienza con el "Dios de nuestro Corazón".

La iluminación está irre­vocablemente unida a nuestra propia concepción o experiencia del Infinito. Por lo cual, en lugar de basarnos exclusivamente en la sensibilidad del sistema ner­vioso, debemos esmeramos en buscar la mejor forma de armo­nizar nuestra consciencia indivi­dual con la Consciencia Cósmica de la que formamos parte
. Es este esfuerzo constante por de­sarrollar el carácter y la perso­nalidad el que nos conduce ine­vitablemente a la necesaria y co­rrespondiente sensibilización del sistema nervioso incrementando a su vez la sensibilidad psíquica. De esta manera, el Árbol del Conocimiento se armoniza con El Árbol de la Vida. Este proceso de armonización no está dirigido por alguien extraño, sino por el Dios de nuestro Corazón, el gurú supremo.

El segundo punto que dife­rencia al sistema rosacruz basa­do en los centros psíquicos y al hindú basado en los chacras es el siguiente: Mientras el sistema hindú requiere la guía de un gurú o maestro personal, el sistema rosacruz depende solo del Dios de nuestro Corazón. De esta ma­nera el neófito toma consciente­mente el control de su evolución y establece una unión directa con el Maestro Interior, su único guía verdadero. A través del Maestro Interior se armonizan los centros psíquicos con el correspondiente incremento de la sensibilidad del sistema nervioso.

¿Se podría por tanto consi­derar que en el sistema rosacruz no existe ninguna alteración en el flujo de energía entre las dis­tintas ramificaciones del sistema nervioso? Para poder facilitar una respuesta a esta pregunta, echemos una breve mirada a las polaridades existentes en el sis­tema nervioso autónomo.

En primer lugar, debemos tener en cuenta que los diver­sos segmentos del sistema ner­vioso manifiestan una dualidad inherente. La cadena derecha del sistema simpático está aso­ciada con energías de polaridad positiva, mientras que la cade­na izquierda está asociada con la polaridad negativa. El sistema nervioso parasimpático es dual, consiste en fibras nerviosas que surgen del interior de la parte alta del tronco del cerebro y fi­bras nerviosas que surgen del interior de la parte inferior de la espina dorsal. Por lo cual el sis­tema parasimpático manifiesta una división vertical de arriba-abajo, mientras que el sistema simpático manifiesta una división lateral de derecha-izquierda. Las dos cadenas simpáticas se en­cuentran entre las secciones de la parte alta y la parte baja del sistema parasimpático y parecen estar asociadas al lado derecho del cuerpo, o la polaridad eléctri­ca del lado izquierdo. De forma análoga, los dos polos del siste­ma nervioso parasimpático pare­cen estar asociados con la bien conocida polaridad eléctrica de cabeza-pies.



Muchos miembros que prac­tican únicamente el sistema ro­sacruz comentan que comienzan sintiendo un flujo de energía que parte de la base de la espina dor­sal y se eleva por toda la colum­na. En ocasiones el flujo de ener­gía se experimenta durante un estado meditativo, sube a través de la columna para alojarse en el entrecejo. En ningún caso se ha comentado el haber sentido miedo o incomodidad asociado a este flujo de energía. Este flujo puede ser un reflejo de una ma­yor armonía o resonancia incre­mentada entre los dos polos del sistema nervioso parasimpático.

Por otro lado, también te­nemos informes de estudiantes que han intentado combinar el sistema rosacruz con el hindú. Comentan haber sentido un re­pentino y violento flujo de ener­gía que subía de forma rápida desde la base de la columna ha­cia el cerebro. Estos estudiantes sintieron miedo incluso, a veces terror, solicitando a continuación el apoyo del Comité de Ayuda Espiritual.

Hay un tercer punto de distinción concerniente a la ilu­minación. Se trata de que en el sistema rosacruz no solo se sensibiliza el sistema nervioso del estudiante, sino que la cons­ciencia del individuo es elevada de forma gradual y natural con el fin de que la evolución del alma personalidad se realice de forma ordenada y armoniosa.
Este sistema gradual y or­denado refleja el punto de vis­ta rosacruz que considera que no existe una vía rápida hacia la iluminación mística, puesto que el verdadero conocimiento ha de encontrarse en el Árbol de la Vida, y éste no está expuesto en sus actividades y procesos a repentinas y violentas alteracio­nes. 

UN NUEVO ORDEN RELIGIOSO





Akhenatón hijo de Amenofis III reinó entre 1353 y 1335 a.C, es conocido como el Faraón Hereje, este título define en esencia el carácter que imprimió a su reinado. Cuando Amenofis IV, luego Akhenatón, fue coronado Faraón de Egipto el país era una potencia próspera y la corona gozaba de cuantiosos recursos, Akhenatón dedicará esta riqueza y su energía personal a imponer un nuevo sistema religioso basado en el culto a un solo dios, Atón el disco solar será el centro del culto religioso durante este período, este hecho singular chocó de tal forma con la religiosidad y las estructuras socio-culturales de Egipto que tras su muerte su nombre fue eliminado sistemáticamente de todas las representaciones oficiales.
Para entender la singularidad que representa la figura de Akhenatón debemos hacer una mínima reflexión sobre el concepto religioso del Antiguo Egipto. La palabra clave para describir el sentir religioso de Egipto es la simultaneidad, la existencia de multitud de seres divinos no suponía un problema en los esquemas teológicos egipcios, al contrario esta diversidad formaba un sistema perfectamente coherente e integrado en la cultura egipcia.

El cambio que impuso el faraón hereje fue radical, afectó a la iconografía tradicional, a la arquitectura templaria, a la prácticas religiosas y en general a la vida intelectual que se desarrollaba entorno a la religión. No es extraño que tras la muerte de Akhenatón las cosas volvieran a su cauce, no por los siglos de tradición anteriores a el faraón sino porque su reforma religiosa fue un fuerte impacto en las estructuras políticas y económicas. Entre los mayores enemigos del nuevo régimen debemos situar a la poderosa clase sacerdotal tebana, vió como su poder recaía directamente en la manos del faraón, único interlocutor del dios Atón.
Atras Siguiente

Meditación Vipassana



La Meditación

meditacion-visualizacion-1-250x300En una publicación reciente de un medio de comunicación muy conocido, la página principal presentaba las maravillas de la meditación. Esta técnica, conocida por los místicos desde hace miles de años, era anunciada como un descubrimiento revolucionario por este diario, y el columnista que escribió el artículo daba todo el crédito a un poco conocido místico oriental, practicante de yoga y varios de sus discípulos Occidentales.

Este incidente señala solamente el triste hecho de cuan ignorante es el público en general en el campo del misticismo y de las prácticas místicas. No sólo los Rosacruces, sino otras incontables organizaciones y sociedades han empleado el arte de la meditación desde hace siglos. Con él, han descubierto cómo equilibrar sus vidas entre lo mundano y lo sublime, traer paz al hombre interno, aliviar la tensión, ganar inspiración, y mejorar generalmente sus vidas.

La palabra meditación en sí misma no es una recién llegada al vocabulario. La meditación ha sido una práctica aceptada por los grupos religiosos, místicos, y culturales a través de las edades. Sin embargo, generalmente fue desatendida por la población en general, y los que se ocuparon de ella fueron considerados de ser gente de pocas luces. La oración es lo más cercano a la meditación, y es la técnica con la que el común de los occidentales se ha identificado para atender sus necesidades espirituales.

Desde hace unas décadas el término meditación ha venido a llamar la atención pública nuevamente como una práctica de gran valor para las sociedades modernas.

Hace pocos años fue casi una moda entre ciertos estudiantes universitarios en los Estados Unidos, el tomarse tiempo libre en sus estudios e ir a la costa, los bosques, o a un lugar reservado para meditar. Para la mayoría, sin embargo, esta meditación carecía de dirección. ¿Para qué meditar? ¿Qué podía lograrse? ¿Cómo podía meditarse con éxito? ¿Cuánto tiempo meditar? ¿En qué meditar?

meditacion-en-la-montanaSin respuestas a estas preguntas, la moda pronto murió y el interés se fue perdiendo. Las excursiones para meditar eran sobre todo una oportunidad de salir de la rutina por un tiempo, una ocasión de estar a solas donde nadie o nada le molestara. Pero no solucionaba problemas, no proveía inspiración. Aun así, la moda logró una cosa:

Introdujo la meditación como una práctica abierta durante algún tiempo, y entonces ya no era considerado tan raro si usted era una persona que pasara períodos regulares en meditación.

De una manera más organizada, ciertos movientos religiosos orientales están poniendo esta práctica nuevamente de moda. Swamis, yoguis y sacerdotes de las religiones Orientales encienden la imaginación de nuestra pragmática sociedad, con dramáticas presentaciones del poder de la meditación. En los mejores círculos y en los cultos libres, el término ha sido embellecido con ciertos adjetivos que llenan de transcendentalismo esta maravillosa práctica, y la meditación se ha convertido en el nuevo camino, la llave de oro, la puerta abierta a la felicidad y el éxito. Un hombre de negocios la pone en práctica y su tensión se va. Una pareja lo intenta y sus dificultades maritales se desvanecen. Un estudiante lo intenta y sus calificaciones mejoran.

No hay un seguimiento a la historia de estos casos, por supuesto. No sabemos cuán largos fueron los efectos, pero nosotros podemos asumir por lo que sabemos de la meditación que no hay magia en su práctica; sentarse solo, por algunos momentos en comunión con el ser interno no va a traer ningún milagro repentino, pero si puede darle valor, profundidad y dirección a su vida, además de inspiración y bienestar.

La meditación es un procedimiento muy simple. Es la comunión del ser interno con el Cósmico. De él, una persona gana inspiración, quizás iluminación en lo que él debe hacer. Ella debe ser capaz de evaluar su comportamiento pasado y estudiar las reacciones de otros. Es una experiencia de aprendizaje, así como una liberación de cualquier tormenta mental que pudo haber ocupado la mente. De sus meditaciones, una persona vuelve al mismo mundo, algo más relajado y valora de nuevo sus problemas. Los problemas todavía están ahí, requieren atención, trabajo, y esfuerzo, pero tomando tiempo para meditar sobre ellos, pueden ser considerados desde nuevos ángulos.

Meditacion-PostersLa meditación simplemente está superando las impresiones de un mundo inmediato, permitiendo dejar fuera los pensamientos y conceptos que normalmente bombardean la mente para que alcancen inspiración más allá de lo mundano. La meditación, en todas sus formas y variantes, es lo que enseña la Orden Rosacruz AMORC a través de los años. La meditación le eleva sobre el nivel objetivo de la existencia dentro del plano subjetivo donde usted es susceptible a la iluminación cósmica.


Meditar es cerrarse al mundo exterior. Intente cerrarse a las impresiones de las cosas de su alrededor o dentro suyo. Piense como si estuviera fuera de sí, sobre y más allá de usted y de su ambiente presente. Alcance un estado sin formas y descanse. Si desea solucionar alguna cuestión, piense sobre la situación problemática o que le desconcierta, la que más tiene en su mente actualmente. Repase lo que usted ha hecho al respecto o lo que otros han hecho. Piénselo otra vez, buscando una solución. Reconozca el bien que se ha hecho, el bien que todavía puede hacerse. Después de haber realizado esta reflexión, medite. Alcance el estado sin formas y descanse. Espere. La inspiración llegará, lo informe dará lugar a la solución

Datos personales

Mi foto
Recopilación de artículos sobre temas Rosacruces, Cábala, Alquimia, Hermetismo, Psicología etc. EL MAGEC era el dios del sol y la luz para los antiguos pobladores del archipiélago canario, los guanches. Se trata de una de las divinidades principales